A ciencia cierta quién es exactamente la persona no se sabe. De hecho “Banksy” es un seudónimo. Lo que se sabe sin duda es que es el graffitero más importante del mundo. Un graffitero que a diferencia de muchísimos otros que pululan por las calles de casi todo el mundo, sabe pintar y dibujar con gran calidad. Puede ser grafittero o un pintor realista, pero siempre provocando con un punto de vista diferente.

Se cree que nació en 1974 cerca de Bristol, Inglaterra, donde ha realizado la mayor parte de sus graffitis, aunque también los hay en Londres, Viena, San Francisco y hasta se supone que hizo uno en Chiapas en 2001 que, no lo dudo mucho, ya podría estar borrado, y si no es así y alguien tiene la foto o lo ha visto, ojalá y avise. Y es que muchas de sus obras son efímeras. Otro graffitero puede pintar sobre lo que Banksy hizo, y después pueden llegar las autoridades a borrarlo por completo. Según Tristan Manco, citado por Wikipedia, Banksy “nació en 1974 y creció en Bristol, Inglaterra. Hijo de un técnico de fotocopiadoras, se formó como carnicero pero se vio implicado en el graffiti durante el boom del aerosol en Bristol de finales de la década de 1980”.

Yo lo conocí en 2006 gracias a un libro con obras suyas: “Banksy. Wall and Piece”, editado por Century, en 2005.
Me llamó la atención su originalidad, su capacidad para reinterpretar la realidad mediante obras que no dejan de ser realistas. Con una gran ironía, provocación, en ocasiones es muy ácido y es evidente que tiene una especial comprensión de las miradas juveniles. Como también pinta a veces sólo frases, éstas nos recuerdan a los muros del mayo del 68 francés en París, muchas de las cuales fueron recopiladas en un libro ya inaccesible: “Los muros tienen la palabra”, que yo tuve y, me resulta obvio, perdí seguramente en una de las tantísimas mudanzas que he realizado. Pero volvamos a Banksy.

En el libro de Century, el artista –porque lo es, sin duda- dice: “Graffiti no es la escala más baja del arte. A pesar de moverse sigilosamente por la noche y mentirle a tu mamá, es actualmente la más honesta forma de arte disponible. Con él no hay elitismo, se exhibe en algunas de las mejores paredes de la ciudad y nadie queda relegado de verlo por no pagar un precio de admisión”.

Sus obras, como buenas creaciones artísticas, tienen variados contenidos y ofrecen diversas lecturas, pues además de contener lo que el dibujo o la pintura “es” en sí mismo, es también otras cosas, una reflexión más amplia, diferente, sugerente. Parecen también, en ocasiones, puertas a otras dimensiones, a otras realidades no perceptibles a simple vista.

Banksy ha hecho también algunas pequeñas “instalaciones”, por ejemplo cuervos colocados encima de las cámaras de vigilancia en la ciudad.

Sus obras tienen temas recurrentes: la paz, la crítica al consumismo, la enajenación, la libertad.
Siendo, como hemos dicho, que la mayoría de sus obras son efímeras, el libro nos permite “conservar” la obra de Banksy. Además de que contiene una serie de reflexiones del artista en torno al arte, a su función social y, desde luego a la lucha eterna entre la sociedad y la autoridad.

Presento aquí algunos de sus graffitis.

banksy street art

Los muros de Banksy

El graffiti tuvo su mayor explosión en los 80 y los 90 del siglo pasado, aunque todavía está presente.

banksy

Banksy sigue activo como lo demuestra el hecho de que el 16 de abril de 2014 corriera la noticia de que un centro juvenil de Bristol retiró un mural de Banksy de uno de sus muros a fin de recaudar dinero gracias a la obra, con el que ayudar a jóvenes necesitados de esa ciudad. Dicho centro, se supo, lleva abierto desde hace 120 años, y necesita recaudar 120,000 libras (200,647 dólares, más de dos millones 400 mil pesos) para sobrevivir.

La víspera por la noche, el artista notificó en su página web que había pintado un nuevo graffiti, pero no dijo dónde. La obra, Mobile Lovers, fue descubierta por una admiradora de Banksy, llamada Sally. Se trata de una obra pintada sobre una tabla de madera contrachapada de color negro que muestra a una pareja abrazándose al tiempo que miran sus teléfonos móviles. Lo curioso es que no estaba pintado en una pared sino clavado en ella sencillamente. Por ello algunos miembros del club creen que Banksy lo hizo para ayudar a la institución.

Al retirarlo de la pared, el club dejó en su lugar una nota en la que explicaba que lo mantendrían en el interior del edificio para “evitar vandalismo o que se le provoquen daños”.

A lo largo de los años de su presencia no ha faltado quien acuse a Banksy de cometer vandalismo, pues para esas personas para quienes pintar las paredes es vandalismo (pobres niños si cayeran en sus manos). Otros critican que algunas de sus obras se hayan vendido en galerías, pues consideran que eso es una contradicción con lo que pinta. Ay, Dios mío, líbranos de los puritanos!.

Bansky

El siguiente graffiti no es de Banksy, pero es para darle la razón.

Muro Gabriel García Márquez

Está en un muro en Aracataca, el pueblo donde nació García Márquez.

1 comentario

  1. Me ha gustado mucho este artículo. En 2004, paseando por Southbank en Londres, me llamó la atención un graffiti de una niña dejando volar un globo en forma de corazón, en ese momento no tenía noticias de Banksy; dos años más tarde volví a encontrarme con esa misma imagen del graffiti de la niña pero esta vez en el libro que mencionas Banksy and Piece que fue un regalo de mi hijo. Felicidades por este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *